A LA GENTE LA QUIEREN ENGAÑAR

A la gente la quieren engañar
pues conocen el arte de mentir,
el llamado derecho a decidir
es en verdad, derecho a matar,

y no hay ley que lo pueda autorizar.
La cruel lanceta interrumpe el latir
de un corazón empezando a vivir,
pero el medicucho quiere cobrar.

Si acaso tiene hijos el abortero,
con ellos tal crimen no cometió.
Entonces más humano se portó

y no trabajó como un carnicero.
Pero reflexionando, pienso yo:
¿no será porque no había dinero?

 

Esta entrada fue publicada en Mis sonetos. Guarda el enlace permanente.