ABENÁMAR ABENÁMAR

Abenámar, Abenámar,
moro de la progresía,
las películas que tú haces
resuman mucha falsía.
En aquella que tú hiciste
de Hipatia de Alejandría,
la historia que nos contabas
en gran medida mentía.
Tu enemiga al cristianismo
allí muy clara se veía.
Y en la otra de Mar Adentro
tu rencor se repetía,
alabando la eutanasia
que la Iglesia prohibía.
Se ve que sigues las pautas
de la vil masonería.

Esta entrada fue publicada en Mis sonetos. Guarda el enlace permanente.