CULTO AL CUERPO

Muchos a su cuerpo le rinden culto,
pero olvidan su espíritu y su mente;
tienen musculatura prominente
pero el cerebro lo tienen inculto.

Su robusto bíceps muestra un gran bulto,
su tórax es vigoroso y potente,
pero lo que hay debajo de su frente
es un pobre córtex bastante estulto.

Son alérgicos a las reflexiones
y a los pensamientos metafísicos;
perfuman el cuerpo con cien lociones;

hacen cantidad de ejercicios físicos
van al gimnasio y hacen mil flexiones
pero sus espíritus están tísicos.

 

 

Esta entrada fue publicada en Mis sonetos. Guarda el enlace permanente.