DUERMO EN LA MISMA CAMA EN QUE NACÍ

Duermo en la misma cama en que nací,
y en la que nacieron todos mis hermanos,
donde he tenido tantos sueños vanos
sobre aventuras que nunca viví.

Y tan solo a varios metros de aquí
nacieron mis ancestros aldeanos,
trabajadores y buenos cristianos
a los cuales yo nunca conocí.

Todos nacimos bajo el mismo techo
y aquí estoy yo recordándolo en mi lecho.
A la hora de nacer, todos lloramos,

y a la hora de morir todos gemimos.
No sabemos de dónde venimos
ni al morir sabemos a dónde vamos.

 

Esta entrada fue publicada en Mis sonetos. Guarda el enlace permanente.