EL DÍA DEL ORGULLO CIEGO

Un cierto grupo invidente,
para realzar su ego,
instauró el Orgullo Ciego
con un desfile indecente.

Reunieron a su gente,
y sin calma ni sosiego,
presentaron como un juego
su ceguera bien patente.

Llevaban un perro guía,
y unos lentes horrorosos,
porque estaban orgullosos

de su triste anomalía.
(Ciegos tan locos, no hay;
eso es del Orgullo Gay.)

 

Esta entrada fue publicada en Mis sonetos. Guarda el enlace permanente.