EL POLÍTICO ATASCO

Al contemplar  el político atasco
que ya huele lo mismo que un establo,
me viene a la mente un solo vocablo:
y ese vocablo es la palabra ASCO.

No tengo derecho a llevarme un chasco
cuando veo que por allí anda Pablo,
con su gran pedigrí de pobre diablo
que hace aún más imposible el desatasco.

Mariano es el modelo de traidor,
y Pedro, Soraya, Susy y Rivera
ya nos están oliendo a cochiquera

y no aguantamos más su mal olor.
Nuestra política es apestosa y fea
en manos de esta sucia patulea.

Esta entrada fue publicada en Mis sonetos. Guarda el enlace permanente.