GUERRA DE TRAPOS

 

Guerra de trapos la mujer empieza.
Alá les dice: con ellos ¡tapad!
Europa, en cambio, sugiere:¡enseñad!
No os avergoncéis de vuestra belleza.

Mahoma ordena: ¡cubrid la cabeza!
y del cuerpo, solo el rostro mostrad.
La mujer europea es más audaz,
y en la pierna muestra toda la pieza.

Ante tan contradictorias visiones,
hay ya muchos varones mahometanos
que tienen vehementes tentaciones

de dejar al Islam y a sus hermanos
y están haciendo en masa conversiones
porque quieren hacerse ya cristianos.

 

 

 

 

 

Guerra de trapos la mujer empieza.

Alá les dice: con ellos ¡tapad!

Europa, en cambio, sugiere:¡enseñad!

No os avergoncéis de vuestra belleza.

 

Mahoma ordena: ¡cubrid la cabeza!

y del cuerpo, solo el rostro mostrad.

La mujer europea es más audaz,

y en la pierna muestra toda la pieza.

 

Ante tan contradictorias visiones,

hay ya muchos varones mahometanos

que tienen vehementes tentaciones

 

de dejar al Islam y a sus hermanos

y están haciendo en masa conversiones

porque quieren hacerse ya cristianos.

 

 

GUERRA DE TRAPOS

 

Guerra de trapos la mujer empieza.

Alá les dice: con ellos ¡tapad!

Europa, en cambio, sugiere:¡enseñad!

No os avergoncéis de vuestra belleza.

 

Mahoma ordena: ¡cubrid la cabeza!

y del cuerpo, solo el rostro mostrad.

La mujer europea es más audaz,

y en la pierna muestra toda la pieza.

 

Ante tan contradictorias visiones,

hay ya muchos varones mahometanos

que tienen vehementes tentaciones

 

de dejar al Islam y a sus hermanos

y están haciendo en masa conversiones

porque quieren hacerse ya cristianos.

 

 

Esta entrada fue publicada en Mis sonetos. Guarda el enlace permanente.