LA MUJER POLICÍA

Era muy joven, bella e inteligente,
creía en la ley de la paridad
que propicia la gran barbaridad
de poner hombre y mujer frente a frente.

Como además de bella era valiente,
era policía de una ciudad
y tenía un hijo de muy corta edad
a quien ella siempre tenía presente.

Cumplía su profesión con empeño,
pero un mal día la mató un ladrón.
Ella ganó una condecoración

pero convirtió en huérfano a su pequeño.
Fue una policía fenomenal,
pero como madre lo hizo muy mal.

 

Esta entrada fue publicada en Mis sonetos. Guarda el enlace permanente.