LOS CINCUENTA SINVERGÜENZAS

Los cincuenta sinvergüenzas señores
de las tarjetas de Caja Madrid,
se conocían muy bien el ardid
para estafar a los ahorradores.

En aquella tropa del malhechores
todo el mundo se sentía feliz,
porque seguían una directriz
que les señalaban los directores.

Había profesores y banqueros
y eran simpáticos y conocidos,
los había de todos los partidos

y parecían ciudadanos enteros;
pero tenían almas de bandidos
y eran aprovechados y rateros.

___________________
Por Salvador Freixedo
Último libro del autor:
«TEOVNILOGÍA»
salvador.freixedo@hotmail.com

Esta entrada fue publicada en Mis sonetos. Guarda el enlace permanente.