LOS JUECES ENFADADOS

Que Catalá dimita es natural;
el tío soltó la lengua a  paseo
y habló de un juez algo bastante feo,
y a su compadres les sentó muy mal

Pero sería también fenomenal,
y me haría muy feliz, según creo,
si en estos días la noticia veo
que dimitió el Consejo General.

A estos jueces ahora tan ofendidos,
y que protestan tan airadamente,
los hemos visto muy frecuentemente,

estar al servicio de los partidos.
Protestar ahora con tanta prisa
no deja de causarnos mucha risa.

 

 

Esta entrada fue publicada en Mis sonetos. Guarda el enlace permanente.