MEZQUITA DE CÓRDOBA

La bética sultana Susanita,
amiga del Griñán de los reptiles,
obedeciendo a los de los mandiles,
quiere mangonear en la mezquita.

La niña del ratón se precipita,
no sabe que desde los años miles
los que allí mandan no son los civiles
pues manda Cristo y la Virgen bendita.

Susana al contemplar tanta columna
vio que para el partido era un negocio,
porque ella es una extraordinaria alumna

de Zarrías, que antaño fue su  socio.
Para estos socialistas tan canijos
sobran catedrales y crucifijos.

 

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Mis sonetos. Guarda el enlace permanente.