MONSERRAT INDEPENDENTISTA

Meditando el monje en la independencia
en la soledad de su cubículo,
buscaba en la Biblia algún versículo
para darle más paz a su conciencia,

y que así tuviese más consistencia
lo que iba a escribir en un artículo.
Pero al publicarlo quedó en ridículo
pues lo que decía era una indecencia.

Decía que la Orden de San Benito
y nuestra Señora de Monserrat
son simpatizantes del plebiscito

y de la honrada Generalitat.
En Cataluña  no existe maldat,
y el tres por ciento es solo un pecadito.

Esta entrada fue publicada en Mis sonetos. Guarda el enlace permanente.