MULTA Y CÁRCEL POR UNA BOFETADA

Multa y cárcel por una bofetada
que un buen padre le dio a su hijo insolente.
Eso sentenció un juez incompetente
de esos jueces progres de la última hornada.

La justicia es ahora sofisticada;
le da un castigo a un padre muy consciente,
y al político que roba impunemente
no le hace absolutamente nada.

Un cachete en el momento apropiado
es pedagogía sana y completa,
por mucho que lo tengan condenado

los progres psicólogos a la violeta.
Ya apesta tanto buenismo y memez,
¿no se merece un cachete este juez?.

Esta entrada fue publicada en Mis sonetos. Guarda el enlace permanente.