TE DEJASTE MATAR Y NO LO ENTIENDO

Te dejaste matar, y no lo entiendo,
y esto pone a prueba toda mi fe,
porque por muchas vueltas que le dé,
me desmoraliza y no lo comprendo.

Llevas en la cruz mil años muriendo,
y la gente pasa y cuando te ve,
ya ni siquiera pregunta por qué
pues hace mil años que te está viendo.

Viniste a liberarnos de un pecado,
un pecado muy grande y misterioso,
que nunca nadie bien nos lo ha explicado.

Pero aunque el mundo sigue empecatado,
yo creo en un Jesucristo glorioso
y entre sus seguidores me he fichado.

Esta entrada fue publicada en Mis sonetos. Guarda el enlace permanente.