TRIBUNAL SUPREMO

Al muy solemne Tribunal Supremo
la Audiencia le cambia las decisiones,
y el Constitucional le da lecciones
que hace que lo veamos como algo memo.

Todos usan diferente baremo
cuando hay que juzgar a las religiones,
pues como abundan allí los masones,
al dar la sentencia meten el remo.

Tomar por asalto un templo cristiano,
según el veredicto de un masón,
es legítima libertad de opinión.

Pero  estorbar un mitin ciudadano,
si el agresor es un fan de Mariano,
merece varios años de prisión.

Esta entrada fue publicada en Mis sonetos. Guarda el enlace permanente.